ACECINAR LA IMAGEN DE JESÚS 

El pensamiento social es para mi una inquietante forma de existir, soy y me reconozco por la imagen que proyecto o por la imagen que captan de mi, o es lo que yo creo que captan o creo que proyecto… De esta manera me involucro en formas de expresión, de comunicación o de proyección a la sociedad; para mi propia existencia y sobrevivencia.

Hago una gran cantidad de cosas en el paso de la vida, unas por otros y algunas por mi; al fin busco mi propio beneficio al beneficiar a otros, satisfacciones físicas o materiales así como logros espirituales que me den un sustento existencial, una razón de ser.

Aunque quiera transitar mi pensamiento a extremos, como el porqué estoy aquí o de dónde vengo, no es este el pensamiento cotidiano, sino el de las formas de relacionarse entre los seres humanos, ¿cómo, porqué, se puede?, ¿porqué no se hace? Si es tan sencillo, si el horizonte está allí, si se nos ha indicado el camino por tantas y tantas generaciones, es que si creemos en que podemos evolucionar, si nos reconocemos como seres duales (materia y espíritu) y hay quienes luchan, trabajan con ahínco por mejorar la humanidad. Porqué no se ve el cambio en la evolución espiritual, seguimos tan miopes como 4 mil años atrás, con el mismo empeño por el poder, el dominio de unos a los otros, controlándolos con armas, con desinformación, esparciendo ignorancia, amenaza y hambre.

Hoy con tecnologías siempre encontradas en la búsqueda del desarrollo armamentista, se puede matar selectivamente, se puede hacer a larga distancia, se puede matar de hambre, se puede hacer en masa, quebrar mercados para provocar inestabilidad y que se maten entre ellos. Pero por supuesto aquellos que generan inestabilidad y guerras, los que tienen el sartén por el mango; ya se han protegido y tienen a su servicio quienes le cuiden, o se encuentran bien escondidos a buena distancia. También es muy útil y ha sido por toda la historia y más allá, el arma de lo desconocido, aparecen entonces las religiones, los sacerdotes, curanderos, consejeros, profetas, vendedores de sabiduría, etc., todo aquel que utiliza la idea de Dios y tener el control para dominar, aquel que usa la imagen o pensamiento de los que sí luchan (Jesús) y han luchado por el evolucionar del espíritu humano, para desinformar y hacerse seguir por masas populares, obteniendo toda clase de beneficios en el nombre de Dios. Venden y compran a Dios como artículo de mercado, lo usan para abusar de niños, para producir riqueza, para producir guerras y hasta en el nombre de Dios bendicen las más sofisticadas armas de destrucción masiva para acabar con otros seres humanos a los cuáles, para justificar su error, los llaman satánicos, hijos del mal, u otros adjetivos. ¿Cuál es la diferencia con las épocas antiguas? Ninguna, a no ser, el número de bajas aceptables, o que ya podemos mover la mano de Dios y hasta representarlo en la tierra como gerentes de negocio.

Jesús hijo de Dios, Hijo del Hombre. Figura que más que definirla, lo que no pretendo, ha sido en buen sentido una guía, una luz, un ejemplo, un hermano. Por su pensamiento, por sus ideas, por su lucha para remover a la humanidad hacia una evolución espiritual.

Como Hijo de Dios esparce verdades para todos los tiempos, y la humanidad las toma para el dominio, el control, para crear riquezas y poder, aparecen cuantas religiones quieran, pidiendo riqueza para dar salvación, conduciendo a masas populares al sometimiento de unos pocos, ofreciéndose como poseedores de divinidad. Así mismo se ha utilizado la imagen material del Hijo del Hombre, sus vestiduras, sus orígenes, su lugar de paso, sus vivencias humanas, como artículos de comercio y se antepone el pensamiento político religioso, a la imagen filosófica, de pensamiento, de transmisión espiritual, tenemos quienes aSeSinan el pensamiento de Jesús y utilizan la imágen física para engañar a inocentes y niños.

Si se realizara como en mi propuesta, la posibilidad de aCeCinar LA IMAGEN DE JESÚS, de manera de poder proyectar y asimilar su pensamiento, hacerlo nuestro para poder vivirlo y ser entonces capaces de tener una razón de existir, un propósito, una posibilidad de evolucionar espiritualmente.

ASESINAR: v. t. Matar alevosamente.

ACECINAR: v. t. Salar las carnes y secarlas al humo y al aire (Sinón. V. Ahumar, Adobar.

ACECINAR LA IMAGEN DE JESÚS.

Es esta una exposición de arte en la cual he venido trabajando los últimos 4 años, debido a lo complejo del tema y el tabú a su alrededor para nuestra región. Ha sido un proyecto en el cual me he sumergido en investigación y trabajo de mucha delicadeza.

Se trata de imágenes de Cristo Crucificado e imágenes semejantes en simbología a la crucifixión, ello por cuanto el sufrimiento humano es un asunto cotidiano para muchos en manos de otros, creando una paridad en el planteamiento.

Con imágenes desnudas, trastocando el tabú de la falsa moralidad y la morbosidad, donde se rompen normas de comportamiento fundamental, con la homosexualidad, con las prácticas pederastas, con el “crimen justificado” y el enriquecimiento, mancillando al inocente. Pinturas en negativos inversos, como una negación a la misma existencia espiritual, pues tenemos una sociedad de dos caras; y la justicia es para algunos, sobre poniendo la utilidad material a la existencia espiritual.

Mesa de trabajo, moldes y herramientas de producción masiva de la imagen de Jesús con finalidad comercial y para ser usadas como amuleto de seducción en búsqueda de devoción, para asegurar partidarios dispuestos. Marcas de certificación, como medida de reconocimiento estandarizado de su nivel de utilidad y servicio comercial, con el respectivo código de barras para ser reconocido, aceptado y asimilado por una estructura preestablecida. Objetos copia del autor, para ser parte integrante de una sociedad indefinida y convulsa que ha recibido cientos de veces los mensajes, tiene el conocimiento para establecer verdaderas relaciones de evolución espiritual, crecer como humanidad y tener una razón para existir, sabe como hacerlo; pero no lo hace.

Franklin Zúñiga Jiménez.

Acecinar la Imagen de Jesús (adobar la carne) esta fue una exposición que desde su planteamiento contó con mucha controversia. Ya había sido planteada en la Galería Nacional y en el Museo Calderón Guardia, donde fue rechazada. Por la presentación de Crucifijos desnudos, la puesta en discusión del comercio y la mala utilización de su “imagen” por parte de una sociedad que se dice cristiana, la metáfora del parónimo de su nombre creando una dualidad de criterio en el ofrecimiento de un pensamiento y su asimilación, que aunque no era una propuesta religiosa parece ser que siempre que se hable de Jesús se entiende religión; finalmente el lugar para la presentación conto así mismo con oposición pero se logró realizar de manera satisfactoria, pues el público inmediato era estudiantado universitario, público en busca de información, receptivo a enfoques diferentes de temas tabú, y si nuestra sociedad es muy cerrada. A la vez estaba en el tapete legislativo la declaración de país laico a Costa Rica, otra controversia religiosa.