VIAJEROS / JULIO 1999

Una propuesta artística necesita de la mente creadora de un ser humano; pero este no está aislado, vive en un mundo que lo envuelve y lo motiva a llevar a cabo estas obras. Es un viajero en el tiempo, en el espacio, en su mundo personal; espiritual y material, y por medio de este constante viajar se relaciona con otros seres logrando así su evolución.

Nadie llega a su meta sin viajar muchas veces por caminos trillados, en un constante ir y venir, pero nadie deja de llegar si tiene plena conciencia de su objetivo.

Franklin Zúñiga toma conciencia de ello y realiza esta exposición con los “Viajeros” que se le quisieron unir en este viaje constante del ser, porque como pequeñas partículas del Macrocosmos, debemos unirnos para avanzar no sólo en nuestra evolución individual, sino también en el propósito social; para lo cual Franklin toma la tierra en sus pinturas e instalaciones representando la sensación material del hombre, el apego, la vida en este plano vibracional, unido a lo trascendental, lo sutil, por medio de otras disciplinas artísticas como la poesía, la música, la danza, las imágenes virtuales y tridimensionales permitiéndole al espectador ser invadido por el arte.

VICTORIA ACEDO